(Puedes ampliar las imágenes y cambiar el tamaño del texto)

Mopelia

...........................................................................................................
Atolon de Mopelia, Polinesia Francesa, vista de satélite.

Mopelia es el último atolón (el más al W, el más a sotavento) navegable de la Polinesia Francesa. Navegable quiere decir que se puede entrar en la laguna y fondear en ella. Después de Bora-Bora solo quedan Maupiti y Mopelia, antes de las islas Cook, y después de éstas se entra en una zona muy distinta, la de Samoa, Niue, Tonga y Fiji.

Tiene dos fondeaderos especialmente buenos. En la esquina NE, frente al antiguo poblado, que fue destruído por un huracán, y en la esquina SE, frente al poblado nuevo.

Como la entrada tiene mala fama y las famosas Charlie's Charts of Polynesia la definen como "One of the trickiest passes of French Polynesia", recibe muchas menos visitas de veleros que otras islas del Pacífico Sur. En realidad no es muy difícil, todo es cuestión de elegir el buen momento, y de controlar la taquicardia. Con tiempo del W, o con mucha corriente, es impracticable.

Paso de entrada a la laguna del atolon de Mopelia, Polinesia.


Canal de entrada.
El paso de entrada es de infarto. 300 metros de largo por 25 de anchura, con una corriente que oscila entre 4 y más de 6 nudos, siempre saliente. Siempre es hacia afuera porque la mar de fondo rebasa la parte desnuda del arrecife, metiendo agua en la laguna, y ese agua sale en gran medida por el estrecho canal. Al menos tiene la ventaja de ser muy recto, con un solo tropiezo bastante fácil de ver si hay buena luz, al final del mismo.

.......................................................................................
caseta de perlas en el atolon isla de Mopelia, Polinesia
Habitantes.
Solo viven seis familias, en cabañas polinesias, que trabajan en la recolección y secado de coco para copra, y en unos nuevos cultivos de perla negra, copiados de las Tuamotu. A la dcha. la caseta perlífera de Vetea, donde se hace el implante de la ostra, que dará lugar a la perla negra.
La caseta está sobre coral sumergido, apartada de la playa, para que no haya ningún grano de arena volando que estropee el implante.
.......................................................................................
Perlas negras de Tuamotu, Polinesia.
Perlas
El termino de "perla negra" no es muy correcto, ya que la perla de la Pictada margaritifera puede ir del blanco nacarado, al negro, pasando por el berenjena, champan y color de ala de mosca.

A la derecha, una foto de perlas de Polinesia Francesa.
.......................................................................................
fondeadero en el atolon isla de Mopelia, Polinesia
El fondeadero del "poblado"
El poblado, de cabañas polinesias,está casi oculto por las palmeras. Cada vivienda familiar son varias chabolas, porque una la usan para dormir, otra para cocinar, y otra para comer y estar. Además suelen tener un huertito mínimo con algún frutal y algún corral con cerdos, mas una extensión donde secan los cocos.

En la foto se distinguen algunas cabañas, y otra caseta de perlas, la de Lionel. También se ven las cabezas de coral en medio de la arena del fondo marino. Conviene buscar un sitio despejado, para no enredar la cadena del ancla. El jefe del poblado se llama Calami, y su mujer Sophie.
.......................................................................................
Isla de los Pájaros, atolon de Mopelia, Polinesia.
Viviendo
Todos los días la tropa joven sale a pescar la comida, en uno o dos lanchones con motores fuera borda. La mejor zona es fuera del atolón, entre la Isla de los Pájaros y el canal de entrada, cerca del coral.

También coincide que en esa zona hay un naufragio de un barco de guerra alemán, el Seeadler, de aventurera historia (*). Parece que a los peces les divierte enredar entre las inmensas bielas perfectamente conservadas. Difícil describir la imagen de la aguerrida Hina, rodeada de tiburones y persiguiendo algún pez, en medio de los restos del naufragio.
.......................................................................................
Tortuga marina de Polinesia y el velero
Como hay bastante tiburón por ahí, los buceadores siempre llevan una especie de cajón de plástico, flotando y arrastrado por una cuerda. Es para meter en él, rápidamente, cada pescado que pillan, y evitar que la sangre y los movimientos del pez herido pongan nerviosos a los escualos.

Mopelia es también importante como santuario de tortugas
.......................................................................................
Isla de Mopelia, atolon de Mopelia, Polinesia
Mientras, el resto de la gente recogerá cocos, para la copra, trabajará en las huertitas, pescará con redes en la playa, cuidará a los pequeños, o no hará nada, en las cercanías del poblado.

Hasta mediodía, cuando se reunen para comer. Y por la tarde, como les quede o les traigan algo de alcohol, ¡fiesta!

Es una gente increíblemente acogerdora, acostumbrada a dar, y a recibir, todo lo que esté disponible. Al que aparece por allí le invitan inmediatamente a una barbacoa. Con un poco de suerte, puede haber cochinillo o langosta o cangrejo de cocotero, y si la suerte es mucha, tortuga. Incluso se sabe de una fiesta donde el plato de honor fue pizza de langosta. Genial.

Aunque vivan muy aislados, ser territorio francés les proporciona una educación y una cultura básica muy completa, así como una buena atención médica. No en el atolón, por supuesto, sino en la ciudad más cercana. Y por lejos que vivan, no están desconectados del mundo. Oyen la radio. Un par de veces al año van a Papeete, la capital, y compran libros, música, ven cine. Se interesan por todo, y están más despiertos que la mayor parte de los cazurros que viven en la presunta civilización.

Por supuesto que siguen muy pegados a la naturaleza y dependiendo de sus habilidades. Solo cada seis semanas reciben un barco con mercancía (arroz, gasoil, tabaco, medicinas, etc) y pasajeros (los niños que vienen del cole, la madre del hospital, ...). El mismo barco se lleva el producto local: las perlas y la pasta de coco para la copra.

El Seeadler, que naufrago en Mopelia


(*)La nota: Félix von Luckner era el capitán de este buque corsario que, en la Primera Guerra Mundial hundió catorce cargueros de las fuerzas aliadas.
     El SMS Seeadler paró en Mopelia porque la tripulación y los pasajeros presentaban síntomas de escorbuto, y buscaron una isla casi deshabitada para conseguir alimentos frescos (coco y pescado), Resulta que encalló en el arrecife mientras estaba fondeado cerca del paso, por fuera. La causa aún hoy se dicute, porque la versión del capitán sobre un enorme tsunami, parece bastante fantasiosa.
     Perdido el barco, Von Lückner, acompañado de cinco de sus camaradas, navegó en un bote salvavidas hasta las Islas Cook. Allí fue hecho prisionero cuando se dirigía a Fiji.
     El resto de sus hombres, que se habían quedado en Mopelia con los prisioneros americanos de los tres últimos cargueros detenidos, se apoderaron, a principios de septiembre, de una goleta llegada para la copra. Salieron en direccíon a Chile, pero encallaron al buscar un fondeo alrededor de la Isla de Pascua.
     Von Luckner terminó la guerra como prisionero en Nueva Zelanda. Luego, escribió el relato de sus aventuras, e hizo ciclos de conferencias, donde contaba lo del tsunami.



Comentarios:
Puedes dejar comentarios en este blog, pinchando abajo, donde pone (n) comments, y usando la ventanita de escribr. Valen nicks en vez de el nombre, y también emails "razonablemente" falsos.

Fotos:
Las fotos de satélite están sacadas de Flash Earth, que es una aplicación de Neave, y son propiedad de Google. La de las Perlas es de un folleto de Tuamotu, y la tortuga del NOAA

ah, mopelia y el velero de navegacion a la isla. yate y velero de mopelia, isla de los mares del sur, pacifico sur es el oceano isla.